Cristales en la piel

El cuidado de piel holística debe ir mas allá de solamente utilizar productos naturales y orgánicos al igual que evitar procedimientos invansivos y que dañen la piel si realmente queremos ver resultados a largo plazo. Es por eso que yo utilizo cristales dentro de mis tratamientos.



Los cristales son mucho más que hermosos objetos para decorar un espacio o usar como accesorio de moda. Pueden generar un impacto cuando se utilizan como ayudantes (herramientas) en tratamientos porque aumentan amplificación energética a nuestro trabajo. "Tener cristales alrededor es una forma de volver a conectarnos con la naturaleza, sentir conexión con la Tierra, incluso si uno no entiende el concepto de la energía. Si miras un cristal y te hace sentir bien, ya está teniendo el efecto deseado".

Los cristales son una forma perfecta de profundizar en el tratamiento y la curación de la piel. Cuando estamos equilibrados por dentro, el resplandor y la luz brillan a través de nuestra piel, y el uso de cristales en un tratamiento facial hace que ésta sea una experiencia única, ya que se logra hacer tratamientos faciales de sanación energética tanto por dentro como por fuera.

¿COMO FUNCIONA LA SANACIÓN CON CRISTALES?


La sanación con cristales es algo que todos pueden hacer. La energía es la esencia del cuerpo humano. Cada tipo de cristal vibra a su propio tipo específico de energía. Cuando trabajas con cristales, la energía de la piedra en realidad se combina con tu propia energía, transformando y / o amplificando tu frecuencia vibratoria o la energía dentro de tu cuerpo. A su vez, los cristales ayudan a re-equilibrar y revitalizar su cuerpo a nivel físico, emocional y espiritual ya que cada tipo de cristal irradia cierto tipo de energía, que corresponde y trabaja con las energías presentes en áreas físicas y / o emocionales específicas de tu ser.



¿COMO FUNCIONAN LOS CRISTALES EN LA PIEL?


Debido a que cada célula viva crea su energía a partir de las mitocondrias, a medida que envejecemos, las frecuencias de nuestras células se deterioran y se debilitan, lo que dificulta que el cuerpo mantenga el nivel óptimo que debería tener. Esto a su vez nos hace tener una piel opaca y envejecida. Ya que los cristales tienen energía que resuena con nuestra piel y cuerpo, pueden mejorar otros ingredientes o actuar como semiconductores. Poseen una alta frecuencia de vibración con la que tenemos un intercambio electrónico debido a nuestra composición química corporal. Así que al trabajar con cristales, no solo se sentirán bien en la piel, sino que también brindarán un suministro celular específico, una microcirculación que equilibrará y armonizará cualquier trastorno.

“Si tu piel tiene energía y los cristales tienen energía, hacen una combinación perfecta”. Lo que uno debe siempre tomar en cuenta es que cada cristal tiene propiedades diferentes, por lo que al trabajar con la piel depende que condición queremos abordar para saber qué cristal es el más adecuado.

19 vistas
  • Facebook
  • Instagram

© 2020 by Lily Mizra. 

0