< REGRESAR

KANSA WAND

Proveniente de la Medicina Aryuvedica, la varita facial está hecha de bronce, metal que utilizaban los sabios ancestrales por ser el más curativo de todos. Es un conductor fantástico del electro-magnetismo sin ser magnético en sí mismo, haciéndole el material ideal para mover energía sutil en el cuerpo sin “recoger” energía mientras que ajusta con eficacia los tejidos.

 

Esta herramienta proporcionan un medio sagrado para el rejuvenecimiento facial (y para todo el cuerpo), aprovechando su vibración inherente y dirigiéndola a sanar.

Se hace un masaje facial y de cuerpo con movimientos meditativos circulares y de trazos largos. La superficie lisa se calienta rápidamente y se siente como una mano caliente, por lo que es la extensión perfecta de su propia energía curativa. La forma redondeada libera la tensión en la mandíbula, la sien, los pómulos y el “tercer ojo”.

 

Un masaje facial con Kansa dirige la energía de la fuerza vital para abrir puntos Marma (puntos de vitalidad ayurvédica en el cuerpo) para afinar las energías sutiles e impartir un resplandor rosado.

 

Esta concentración de su bio-electricidad estimula los fibroblastos del colágeno en las capas más profundas de la piel mientras que ayuda al drenaje linfático. La cara parece más abierta, relajada, clara y vibrante, con menos hinchazón.

 

El masaje con Kansa Wand se incluye en el Facial Holístico y Abundant Harvest.

  • Facebook
  • Instagram

© 2020 by Lily Mizra. 

0