Llegó la época húmeda... ¿Debo cambiar mis productos según la temporada?

Nuestra piel, al igual que nuestro cuerpo, responde de manera diferente al clima, la humedad, el sol, nuestro entorno y otros factores ambientales. Esta respuesta afecta nuestra piel, por lo que debemos ajustar nuestros productos según la temporada para asegurar la variedad y mantener nuestra piel lo más saludable posible. Además, ¡es bueno mezclar nuestros nutrientes para el cuidado de la piel a veces! Al igual que en nuestra dieta, su piel necesita una variedad de vitaminas y nutrientes. Incluso pequeños cambios en los ingredientes que estaá aplicando o en su cuerpo pueden darle un impulso muy necesario.



Verano Los meses de verano tienden a ser duros para la piel. Hay mucha actividad de radicales libres y es importante utilizar productos ricos en antioxidantes y fitonutrientes que se dirijan específicamente a la inflamación, así como fitonutrientes muy específicos que se ha demostrado que previenen y reparan el daño solar. ¿Cómo afecta la humedad a tu piel? Tu piel necesita un equilibrio perfecto entre condiciones húmedas y áridas. Cuando el clima es húmedo los poros de la piel se abran y los hace susceptibles a acumular suciedad, aceite y alérgenos. Demasiada humedad puede causar problemas como acné, erupciones cutáneas, eczema y reacciones alérgicas que aparecen en la piel.

Sudoración excesiva: La temperatura normal se siente extrema cuando el lugar es muy húmedo. La combinación entre una temperatura alta y la humedad te hace sudar aún más. La peor parte es que el sudor se evapora debido al calor excesivo y la humedad permanece en tu piel, haciéndote sentir aún peor.Brote de acné: Dado que la sudoración excesiva es un resultado común de la alta humedad, trae consigo muchos problemas en la piel. Una de esas preocupaciones de la piel son los brotes de acné. El sudor obstruye los poros, lo que provoca dolorosas protuberancias en la piel. El acné provoca enrojecimiento, picor y malestar.Anhidrosis: La anhidrosis es una afección de la piel en la que una persona no puede sudar. Debido a la humedad ambiental extrema, la capacidad de la piel para sudar se reduce lentamente. Cuando el sudor no puede evaporarse, se queda atrás y bloquea los conductos sudoríparos. El bloqueo no permite que su piel sude. Naturalmente, las glándulas sudoríparas no funcionan correctamente.Sarpullido por calor: Al igual que el acné, el calor y la sudoración excesivos provocan el desarrollo de erupciones por calor. Las erupciones por calor ocurren cuando los conductos sudoríparos están cerrados debido a la transpiración excesiva. Aparecen pequeñas protuberancias rojas en todo el cuerpo que le provocan picazón e incomodidad. • Golpe de calor: El sobre calentamiento de su cuerpo debido a la exposición prolongada a altas temperaturas o la falla de su mecanismo de sudoración puede causar una condición llamada insolación. Ocurre cuando la temperatura de su cuerpo aumenta y no se enfría, lo que lleva al agotamiento por calor. Puede sufrir un golpe de calor después de un agotamiento por calor.

¿Cómo cuidar tu piel en climas húmedos? 1. Doble limpieza: Cuando hay demasiada humedad, una doble limpieza es ideal. La primera se hace con un aceite, un bálsamo para eliminar el maquillaje, la contaminación, las células muertas de la piel y la grasa producida a lo largo del día. Por lo general, le seguiría una segunda limpieza, con un limpiador de su elección ( y que sea un limpiador que no sea espumoso). El hacer doble limpieza es suficiente para limpiar a fondo la piel y permitir la regeneración celular, previniendo los brotes y una piel de aspecto más saludable. PASO 1: Clarity Oil Cleaner elimina la congestión de los poros, saca la suciedad a la superficie y ayuda a eliminar la hinchazón, el estancamiento y la inflamación, revitalizando inmediatamente una tez apagada. Si tiene piel seca, evite este paso todos los días y hágalo únicamente dos o tres veces por semana. PASO 2: Support Cleanser Es refrescante y calmante, además de ser un excelente desintoxicante. Ideal para piel grasa o sensible. Clay Cleanser para pieles muy grasosas. Effortless cleanser para piel normal o seca. 2. Mantente hidratada: La hidratación es clave para lograr una piel sana. Mantén tu cuerpo adecuadamente hidratado bebiendo cantidades suficientes de agua, comiendo una dieta balanceada y usando productos que hidraten tu piel desde adentro. Recuerda que el elixir es un producto que puedes estarte rociando durante el día incluso si tienes maquillaje puesto (de hecho ayuda a sellarlo) y te ayuda a estar constantemente hidratando la piel. A nivel de alimentación, es importante tomar micho liquido y las frutas tropicales como la sandia, la piña y el agua de pipa ayudan un montón.

3. Mantén tu piel humectada: aunque su piel retendrá la humectación de mejor manera en un clima húmedo (debido a la "humedad" en el aire), eso no significa que deba omitir la humectación, simplemente opte por una versión más liviana. Cuando sudamos, nuestro sudor contiene sal y agua, que cuando se evapora puede actuar para deshidratar la piel. Sin una hidratación y humectación adecuada, su piel producirá más sebo para compensar la sequedad y esto puede provocar brotes e irritación. Aquellos que sufren de eczema o cualquier forma de irritación de la piel sabrán que mantener la piel hidratada y humectada es importante para protegerla de cualquier brote. Si la piel no está protegida o la barrera de la piel está comprometida, es más probable que ocurra un brote y es aún más incómodo en un clima húmedo. Recomiendo un suero para humectar debido a que es de consistencia mas ligera. Si tiene piel grasosa utilice el balance, piel sensible unburden y piel normal a seca antioxidante. En las noches puede utilizar un bálsamo en lugar del suero. 4. Usa un protector solar: En un clima cálido y húmedo, querrá concentrarse en la protección además de evitar el brillo. Elija un protector solar ligero y de rápida absorción que ofrezca un acabado semi-mate y una protección de amplio espectro. Siam es una opción ideal y el CC SERUM HAN es ideales para los climas húmedos porque ambos son productos limpios que no contienen químicos ni obstruyen los poros, son muy ligeros, hidratan y protegen del sol. Han es ideal también pues al mismo tiempo que sirve como un maquillaje. 5. Exfoliación: Cuando hay mucha humedad se tiende a producir un aumento de la producción de sebo y sudor, lo que puede provocar la obstrucción de los poros y la aparición de brotes. Además, el clima húmedo y caluroso significa que es más probable que nuestra piel se convierta en un ambiente ideal para las bacterias. Es importante desprenderse de esa capa superior de piel muerta y opaca que se acumula gracias al sudor adicional, bloqueador, el maquillaje y la contaminación.

2 vistas0 comentarios